El Gaucho

Melanie Svalander

 

'Vive el águila en su nido, el tigre vive en la selva, el zorro en la cueva ajena, sólo el gaucho vive errante donde la suerte lo lleva '    -Hernández, v.4817- 

El gaucho es un hombre de la pradera que no responde a un tipo étnico único ; es el fruto del mestizaje de la región rioplatense. Representa un tipo cultural que es símbolo de libertad y que vive en un mundo sin ley ni fronteras. « Su origen está vinculado a las singulares condiciones políticas, históricas y económicas de su medio » (pág.1, www.rau.edu.uy). Aunque el personaje del gaucho existió desde hace mucho tiempo, la sociedad del gaucho considerada como tipo de la clase, representando su propia entidad apareció sólo hacia  1775 y duró hasta 1875. Esta clase del gaucho ha sido el resultado de varios hechos que merece la pena mencionar para entender su desarrollo. El desarrollo de las grandes estancias de los alrededores de Montevideo como consecuencia de la disminución de los ganados del oeste y de las leyes formó un nuevo tipo de faeneros que vivían por su cuenta y riesgo (Assunção, 28). La conquista pacífica del Río Grande del Sur que ocurrió en el siglo XVIII tuvó un impacto enorme sobre las poblaciones de ese territorio. Con esta invasión muchísima gente se vio colocada en las fronteras del territorio. El Tratado de 1750 entre Portugal y España y sus consecuencias (de la Guerra Guaranítica y de la expulsión de los jesuitas) provocó la dispersión de poblaciones hacia el sur, este y oeste y reforzó cierto tipo de población rural (Assunção, 29). Finalmente la creciente liberalización del comercio bajo el reinado de Carlos III, que favoreció cada vez más los puertos platenses, es otro hecho que ha provocado la aparición de este tipo de clase social del gaucho.

En el contexto post-colonial del siglo XIX el antagonismo entre la campaña y las ciudades portuarias de Buenos Aires y Montevideo se hace más importante. Rosas sigue una política de librecambismo siguiendo el modelo de Inglaterra. Durante este época en la cual suben Mitre, Sarmiento y luego Avellaneda al poder surge la guerra de la Triple Alianza en la cual Brasil, Uruguay y Argentina destrozan a Paraguay. Esta guerra y la primera etapa de modernización establecen el contexto político-cultural del gaucho de esta época. Los unitarios han ganado y las provincias se convierten en una fuente de productos primarios. Entonces la realidad del gaucho se convierte en su trabajo como peón, libre pero pobre o en su situación como soldado destinado a la frontera. El gaucho vive en este mundo de civilización vs. barbarie en el cual se ve siempre perseguido por el gobierno, o por lo que representa el centralismo y el unitarismo liberal (apuntes, 22 Enero 2002).

La figura del gaucho en este tiempo tiene mucha importancia tanto políticamente como económica o socialmente. El gaucho influye el carácter federalista de las provincias y participa en las guerras civiles. Económicamente toma posesión de muchos territorios que tienen gran importancia en el comercio de los regímenes liberales; Socialmente, el gaucho tiene un papel muy importante en la dinámica de las relaciones entre diferentes clases sociales. Representa el hombre libre, para el cual no existen las leyes, un hombre que no depende de nadie excepto de sí mismo, un cierto tipo de héroe rechazado por la civilización. Ahora que se puede tener una idea más clara de lo que es un gaucho, del contexto en el cual ha « nacido » y del papel que tiene en la sociedad, es interesante  darse cuenta de que realmente no sólo existe un cierto tipo de gaucho. A través de la literatura gauchesca, varios autores nos describen imágenes de gauchos muy diferentes las unas de las otras. Refiriéndose a las obras estudiadas en clase se pueden analizar ya algunas de estas diferencias o algunas de las características representativas del gaucho en cada una de estas obras.

En Cielitos y Diálogos Patrióticos de Hidalgo son gauchos que hablan, cantando historias con su guitarra. Hidalgo nos da una imagen muy positiva del gaucho a través de su manera de hacer hablar al narrador en Cielitos. El gaucho en los varios poemas siempre cuenta cosas muy serias pero de manera muy humorística. Nos permite ver de cierto modo que con lo que puedan hacer los portugueses o otros enemigos, el gaucho no es el malo y que el solo tiene que aguantar las consecuencias de manera honorable. Sabe de todas formas que va a vengarse como lo dice el gaucho en Cielito Patriótico, « no te aflijas godo viejo, que ya te darán jabón » (Hidalgo, 23). En los diálogos, hay dos gauchos, Chano y Contreras que hablan juntos. Son relatos de lo que está ocurriendo, de la guerra y de las políticas y a través de estos diálogos, los gauchos pueden expresar sus opiniones y el sentir popular (apuntes, 29 Enero 2002). Es una forma de protesta social en la cual otra vez, el gaucho se siente perseguido y discriminado. Hidalgo trata al gaucho de manera muy humilde ; lo trata de buena persona que tiene que aguantarlo todo, pero que sigue siendo capaz de hablar de lo que está pasando con humor.

Facundo es un texto fundacional en términos políticos e ideológicos. Es un debate entre la civilización y la barbarie en el cual las condiciones materialistas determinan el contexto del gaucho. Sarmiento crítica al Rosismo, pero tampoco le da este aspecto positivo al gaucho como lo hace Hidalgo o otros autores. Explica como el gaucho es el resultado del contexto político, social, y cultural e histórico. El autor intenta describir los gauchos, y sus argumentos creo que se pueden resumir en este párrafo que escribe :

Con esta sociedad, pues, en que la cultura del espíritu es inútil e imposible, donde los negocios municipales no existen, donde el bien público es una palabra sin sentido, porque no hay público, el hombre dotado eminentemente se esfuerza por producirse y adopta para ellos los medios y los caminos que encuentra. El gaucho será un malhechor o un caudillo, según el rumbo que las cosas tomen en el momento en que ha llegado a hacerse notable (Sarmiento, 43).

Finalmente, Sarmiento tiene mucha fe en el tema de la propiedad y desde este punto de vista, las tribus árabes son todavía más civilizadas que los gauchos según su creencia porque son civilizaciones fijas (apuntes, 5 Febrero, 2002). Se puede entender al final con lo que dice el autor que el ser gaucho es un delito. Según el autor, el gaucho no tiene facultades de inteligencia, no trabaja y sólo se divierte y descansa (Sarmiento, 24).

Martín Fierro en muchos sentidos es la antítesis de Facundo. En la obra muy popular de Hernández vemos otra vez la imagen de un pobre gaucho perseguido por la civilización. Martín Fierro cuenta el maltratamiento del gaucho y de su pobreza. Martín Fierro, el gaucho cantor filosofa sobre su existencia y da pena al leerlo. Se puede ver un real sentimiento de injusticia, de maltratamiento por parte del alcalde (representante de la civilización). A pesar de sus miserias, el gaucho sale como un héroe porque sabe manejarse. En esta obra se siente que Hernández respeta al gaucho y que tiene casi piedad por él. En esta sociedad moderna, es importante para él inventar un papel social para el gaucho y intentar reintroducirlo como un trabajador en la sociedad. No ve el gaucho como alguien que no merezca la pena vivir y que no sirva para nada. Su forma de ver al gaucho se puede ver a través de lo que cuenta Martín Fierro a sus hijos cuando por ejemplo dice, «es el pobre en su orfandá, de la fortuna del desecho, porque naides toma a pecho el defender a su raza, debe el gaucho tener casa, escuela, iglesia y derechos » (Hernández, verso 4823).

En Juan Moreira, el héroe, Juan Moreira es un personaje más romántico que realista. Es el representante de los valores y del orden cultural, aunque está también en conflicto con « otro orden » que es el de la civilización, del alcalde (apuntes, 14 Febrero 2002). Otra vez, el gaucho es un personaje perseguido que esta incluso peor tratado que el gringo. En esta obra, Juan Moreira tiene su destino de gaucho predestinado, pero sigue su vida defendiendo su dignidad. Tiene una moral de gaucho, vive como un héroe en el sentido que siempre intenta demostrar su sentido de justicia. Gutiérrez y Podestá nos hacen ver la bondad y la dignidad del gaucho frente a la cobardía de los que tendrían que representar la buena ley hasta el final de la obra. Juan Moreira muere como héroe, dejando una luz de esperanza de que las políticas puedan cambiar, mientras que más de cuatrocientos soldados de la civilización vienen a matarlo mientras que él está durmiendo. Es un final muy irónico que pone la imagen del gaucho en un mundo superior al de la « buena ley ».

La imagen del gaucho en La Gringa es una vez más la imagen del pobre hombre perseguido por la gente (los gringos en este caso) y que se hace engañar y tiene que dejar sus tierras e irse del pueblo. No tiene realmente el papel de un héroe en el caso de Cantalicio en esta obra, sino más el papel de un hombre por el cual el lector siente cierta piedad. Pero en relación a Cantalicio y Próspero, el gaucho tiene mucha dignidad y es un hombre trabajador. En La Gringa, el gaucho no muere como héroe; al contrario, aparece finalmente cierta moral. Próspero finalmente consigue obtener la mano de Victoria. Quiere decir que el gaucho no siempre tiene un destino trágico; también proporciona una cierta esperanza sobre el porvenir de las diferentes sociedades en aquel tiempo. Como dice Horacio al final, « hija de gringos puros'hijo de criollos puros'De ahí va a salir la raza fuerte del porvenir » (Sánchez, 112).

Finalmente en la película The Outlaw Josey Wales, Josey Wales representa el cowboy perseguido, cuyas casa y familia han sido destrozadas por los Rednecks. Es un heroe que 'salva a los buenos y mata a los malos'. Aparece otra vez este sentimiento de predestinación de la vida del gaucho cuando al final Josey Wales dice « sometimes trouble just follows a man ». En esta película, se siente hasta qué punto el gaucho es un personaje independiente. Nunca se queda en un sitio, nunca pasa mucho tiempo con la misma gente. Al final, el resto de la gente se establece en una casa en el campo pero el tiene que irse porque es su destino, es su forma de vivir; no tiene una propiedad fija. De manera grotesca vemos otra vez que los unionistas persiguen al gaucho y que nunca consiguen hacerlo. Como en la obra de Juan Moreira, parece que el autor quiere ridiculizar a los personajes que representan el gobierno y la civilización para representar la buena imagen del gaucho. Finalmente, lo interesante en esta obra es que el gaucho vive « en armonía » con el indio, lo que es el caso en muchas otras obras.  

Al leer varias obras de la literatura gauchesca se pueden identificar varios temas que se repiten a través de esas obras, algunos más importantes que otros, pero siempre muy aparentes. Según mi opinión, el primer tema muy importante es el de la civilización vs la barbarie. Nunca se trata de contar simplemente la vida de un gaucho en su sociedad de gaucho. Siempre se habla del choque entre la sociedad del gaucho y la sociedad civilizada. La sociedad civilizada representa la gente de la ciudad, la gente del régimen unitario mientras que los gauchos representan la gente del campo, la gente popular apoyando el federalismo y no el unitarismo liberal. En muchas obras la civilización representa una amenaza para el gaucho; es la causa que no los deja vivir en paz. Por ejemplo en Cielitos y Diálogos Patrióticos, el gaucho habla de las invasiones de Españoles y Portugueses y se siente amenazado por esta gente que le va a quitar su libertad. En el poema del Cielito, el gaucho dice muy claramente que no quiere españoles que le vengan a mandar y que tiene americanos que le sepan gobernar (Hidalgo, 33). En esta misma obra, se puede ver también que la civilización empuja a los gauchos a tener vidas que no les gustan, que les lleva a la revolución y que al final sólo acaban por robarse los unos a los otros, por aumentar la desunión y por andar sin saber que andan (Hidalgo, 55). Este mismo conflicto se puede ver también en la obra de Hernández y en la película The Outlaw. En el caso de Martín Fierro, la civilización hace de su vida un infierno, pierde a su familia y tiene que ir al ejército donde es completamente engañado;  en el caso de Josey Wales, los Rednecks también rompan la harmonía de vida que tenía antes al matar a su familia y perseguirlo. En todas estas obras se siente el conflicto entre estos varios grupos sociales. Por una parte tenemos a los gauchos que realmente solo quieren vivir en paz, sin leyes y sin molestar a nadie; y por otra parte tenemos a la « gente mala aunque educada » que quiere exterminar a los gauchos, que como dice Facundo, « solo tienen la sangre por cosa de seres humanos ».

Muchas veces el mundo de la civilización esta incorporado en la imagen del alcalde y creo que es una táctica por parte de los autores para aumentar el sentido de ironía y de ridículo que les quieren dar. El alcalde es un representante del gobierno y en otros términos, también es la persona que tiene que imponer la buena ley y mostrar el buen ejemplo. Lo que pasa en realidad o por lo menos de lo que se puede ver a través de las novelas es exactamente lo contrario. El mejor ejemplo de esto ocurre en el Juzgado de Paz en la obra de Gutiérrez y Podestá. El alcalde castiga a Moreira, el gaucho, aunque Sardetti es el que tendría que ser castigado. El alcalde es consciente de lo que está haciendo y sabe muy bien que Moreira dice la verdad, pero es un pretexto para él de maltratar al gaucho. Este tipo de situaciones ocurre también en las obras de Hernández y de Hidalgo. Como dice el gaucho de la guardia del Monte, « no se necesitan Reyes, para gobernar los hombres sino benéficas leyes » (Hidalgo, 41). Sarmiento incluso admite que esta justicia es una justicia sin formas y desordenada y que es a causa de esto que el caudillo tiene el poder amplio y terrible que sólo se encuentra hoy en los pueblos asiáticos (Sarmiento, 43). En consecuencia, se puede decir que este mundo de civilización tal como está descrito en estas obras es un mundo corrompido, de mentiras e injusticia, que, aunque tendría que representar la buena ley, sólo persigue a gente inocente, lo que resulta en el maltratamiento de los gauchos y la revuelta de estos últimos.

Otro tema muy importante que se ve en varias obras es el tema de la dignidad del gaucho, muy relacionado con el tema del destino y de la fatalidad de este personaje. A pesar de todos los obstáculos y de todas las miserias que tiene que aguantar el gaucho, siempre se queda con mucha dignidad. Por ejemplo en Martín Fierro, le quitan su trabajo y su familia, tiene que ir a la frontera y vivir en una gran pobreza. A pesar de todo esto, sabe manejarse y nunca se hace tan malo como los otros del « otro mundo » para vengarse; es un hombre honrado. De este modo, regresa a casa para intentar reencontrar su vida de antes, «a procurar suerte nueva », pero pasa todo lo contrario. Su rancho ya no existe y un vecino le dice que su mujer se ha ido con otro hombre. Otra vez, Martín Fierro tiene una reacción muy digna, diciendo  « qué más iba a hacer la pobre para no morirse de hambre » (Hernández, v.1061). Hubiera podido enfadarse o gritar, pero no pasa nada de esto. En La Gringa también aparece la imagen del gaucho como hombre de gran dignidad. Cantalicio se hace engañar por el gringo y como no le queda nada se va por otro territorio. Cuando regresa, Nicola se muestra muy hipócrita con él y al darle la mano, Cantalicio le contesta: « Ya no tengo con qué apretarle los cinco!'me la han cortado'y la del corazón'disculpe'disculpe pero no es para usted » (Sánchez, 106). A pesar de la humillación que le trae Nicola, el caudillo se muestra bastante fuerte para enseñarle al gringo que nunca se bajará a su nivel, que el es hombre más honorable que todo esto para ser amigo de este tipo de gente. Finalmente la dignidad del gaucho es muy aparente en el caso de Juan Moreira, lo que al final le va a costar su vida. Ha sido castigado de manera injusta y ahora tiene que defender su dignidad (apuntes, 21 Febrero 2002). Pero en el punto en el cual se da cuenta de que se va a desgraciar, está preocupado por saber si la desgracia esta hecha en buena ley. Su dignidad de gaucho le hace luchar con Sardetti de manera honrada y le hace también tratar a su mujer de manera ética luego en el texto. Moreira dice: « no lo permita mi Dios (de matar a su mujer)'ya no nos volveremos a ver más porque ahora sí voy a hacerme matar de veras, puesto que la tierra no guarda para mí más que amargas penas » y se va (Gutiérrez y Podestá, 420).

He mencionado antes que la dignidad del gaucho está muy relacionada con su destino y esto es verdad en varias de las obras que hemos estudiado. Cogiendo Juan Moreira como ejemplo otra vez, se entiende que el destino trágico del gaucho se decide en el momento en el cual decide defender su dignidad. Al matar a Sardetti, dice de si mismo que ahora se va a cumplir su destino (Gutiérrez y Podestá, 412). En aquel momento, Moreira sabe muy bien que va a morir en manos de la « buena ley », pero prefiere esto que vivir sin dignidad. Como lo dice un gaucho en el poema Cielito, « o libertad o la muerte », o vivir libres con su dignidad sin hacerse perseguir por el gobierno, o la muerte (Hidalgo, 34). No juega con el tema de la muerte en absoluto, porque se observa hasta que punto es algo serio para él cuando matan a Sardetti, sólo que hace lo que hay que hacer para vivir como hombre honrado, con valores éticos y morales. Pasa más o menos lo mismo en la película de Clint Eastwood en la cúal Josey Wales cumple su destino cuando decide ir a luchar en contra de los Rednecks que han matado a su familia. Lo hace por dignidad, por defender sus valores y al final no muere, pero tampoco vive tranquilamente porque se sabe perseguido por los soldados de la Unión.

La relación que tiene el gaucho con otros grupos de gente tal como los gringos, los indios o los negros es también un tema de importancia dentro de la literatura gauchesca. Aunque son todos los grupos por lo general « perseguidos por el gobierno », es interesante ver las dinámicas que existen entre estos mismos grupos. En Martín Fierro, los negros tienen mala fama para los gauchos y si tuviera que existir una jerarquía social, el « negro vale menos que el gaucho ». En una caricatura muy simple y grotesca, las relaciones entre estos grupos diferentes se podrían definir así : el hombre del gobierno mata al gaucho y el gaucho mata al negro. Por otra parte, en varias obras se puede ver que hay un cierto nivel de igualdad entre los gauchos y los indios. El territorio indio representa tierra segura para los gauchos como lo podemos ver en Martín Fierro y The Outlaw Josey Wales. Como lo dice Martín Fierro, « hasta los Indios no alcanza la facultá del Gobierno » (Hernández, v.2189). En el caso de la película se ve que el indio es también perseguido por el hombre blanco y que juntos el indio y Josey Wales van al territorio indio. Al llegar ahí hay una conversación muy importante entre el gaucho y el « presidente » de la tribu de indios que resulta en una luz de esperanza, en que existe una posibilidad de cohabitación entre diferentes grupos étnicos.

El gringo por otra parte parece pertenecer a un nivel superior al del gaucho. En las obras de Sánchez y Gutiérrez y Podestá, el gringo muchas veces está a favor del gobierno unitario y trata mal al gaucho. Nicola, personaje de La Gringa es un gringo de estos que no tiene ningún o muy poco respeto por el gaucho. Se puede sentir este sentimiento de aversión incluso cuando habla de la naturaleza : « un árbol criollo que no sirve ni pa leña'que no sirve más que pa que le hagan versitos de Juan Moreira » (Sánchez, 99). Por otra parte vemos que a los gauchos no les gustan nada los gringos tampoco. Cantalicio quiere irse a un sitio a establecer otro rancho donde no haya nada más que zorros que por lo menos serán criollos puros (Sánchez, 86). Juan Moreira mata al gringo Sardetti porque no se ha mostrado honorable hacía él. Es interesante de ver cómo el gringo teniendo mas importancia que el gaucho, se hace más malo, cobarde, y débil en cuanto más se encuentra cerca del poder del gobierno. Representa una jerarquía inversa en la cual la gente está cada vez más corrompida al acercarse al centro del poder, del gobierno, de lo que tendría que representar irónicamente la « buena ley ».

Dos temas un poco menos importantes pero que también merecen ser mencionados son los de la frontera y los del cambio de personalidad de algunos personajes. La frontera es un tema importante que aunque no se menciona mucho, es un tema presente utilizado como el modo a través del cual el gobierno castiga al gaucho. Mandarle al ejército, a la frontera es un modo de alejarle de la civilización y de ponerle en situación de peligro en la cual puede morir, lo que sería un modo indirecto de exterminar a la raza del gaucho. En la obra de Hernández, Martín Fierro es mandado a la frontera y le dicen que le van a remunerar. Resulta que es engañado y que los años pasan sin que reciba nada y sin que pueda regresar a casa ; « Ansí pasaron los meses, y vino el año siguiente, y las cosas igualmente siguieron del mesmo modo- adrede parece todo para aburrir a la gente » (Hernández, v.667).

Finalmente, el cambio de personalidad de algunos personajes, dicho de otra manera, el malo que se hace bueno, tiene su importancia porque permite pensar en el punto de vista del gaucho que arroja cierta luz de esperanza en que un día la política sea más justa. Primero en el caso de Cruz en Martín Fierro, el personaje que había venido a matar a Martín Fierro lo deja vivir diciendo « Cruz no consiente que se cometa el delito de matar ansí un valiente » (Hernández, v.1624). Luego los dos gauchos se hacen amigos. Segundo, en el caso de Juan Moreira, Navarro con sus soldados también ha venido a matar a Juan Moreira pero al ver cómo lucha Navarro dice : « usted es un hombre a carta cabal, y ya no me extraño todas las hazañas que de usted me habían contao » y luego se va sin matarlo diciendo al pulpero que el que diga que ese hombre es un bandido, es un puerco, a quien le voy a sacar los ojos a azotes (Gutiérrez y Podestá, 423). Personajes como Navarro y Cruz son importantes porque aunque son gente del lado del gobierno, son bastante inteligentes para ver que el gaucho no es alguien malo que no sirve para nada. Dejan pensar que existen algunas personas del campo opuesto que ven un mundo en el cual los campos diferentes podrían coexistir juntos como algo posible.  

Los temas de la literatura gauchesca son temas que por la mayor parte están muy relacionados con el contexto político, económico y social de la época. En el siglo XIX como hemos visto a través de las obras estudiadas tiene todo mucho que ver con el conflicto entre grupos diferentes de la sociedad. Los gauchos representan un grupo que claramente no es respetado por el resto de la sociedad que en muchos casos lo persigue. En otros casos, como nos lo cuenta Sarmiento en Facundo, los gauchos son la consecuencia de hechos materiales que han ocurrido en aquella sociedad. En cualquier caso, el gaucho es el pobre, siempre amenazado y perseguido por la justicia que tiene un destino muy triste la mayor parte del tiempo. Este tema del conflicto social del cual tratan estas obras, aunque describe problemas del siglo XIX, es un tema que todavía es muy presente en el mundo actual. A comienzos del siglo XX, merece la pena mencionar lo que ha hecho Hitler, representante del gobierno y de la ley, con muchos grupos inocentes tales como los judíos y los gitanos. Lo que ha pasado en Latinoamérica en el siglo XIX, no sólo ha ocurrido en aquel tiempo y en aquella región; los temas de los cuales tratan las obras, son temas que se refieren al mundo entero y en un tiempo indeterminado.

El origen de la problemática de la civilización vs. la barbarie es un problema que sigue en la actualidad a causa de la falta de ética de la justicia en este mundo (apuntes, 7 Febrero 2002). Ahora mismo la actitud que tienen muchos países de Europa Occidental hacia inmigrantes de África del Norte es una actitud del « mundo civilizado » frente al mundo «de la barbarie ». Mucha gente de Argelia o de Marruecos viene a buscar trabajo y una condición de vida mejor de la que tiene en su país, pero la reacción que tiene la gente de España, Francia, o Italia hacia esa gente es la misma reacción, de manera menos exagerada, que la que tenía gente de las ciudades de Buenos Aires o Montevideo hacia los gauchos. Les ven, en términos a lo mejor un poco simples, como gente inútil, poco inteligente, y mala y les persiguen, prohibiéndoles la entrada en sus países o dándoles trabajos con remuneraciones muy bajas.

Incluso en el mundo económico de hoy, se puede ver este desequilibrio entre la civilización y la barbarie. Hoy en día, el sistema capitalista que existe en el mundo entero es el sistema que da la imagen de ser justo para todo el mundo, de representar la democracia y la civilización. Es el orden que tiene que representar la buena ley. Pero, ¿qué pasa realmente ? Este sistema, a pesar de la imagen de igualdad que da, persigue a otras culturas y sociedades que él considera como « bárbaras ». Las regiones capitalistas de este mundo, aunque dicen que ayudan a las regiones del tercer mundo, realmente se aprovechan de lo que pueden y destrozan el resto. Esto puede parecer un poco exagerado, pero es más o menos lo que pasa en el mundo actual. La civilización capitalista persigue a las regiones bárbaras que vivirían de mejor modo sin este impacto del mundo modernizado. En este caso como en muchos casos de « civilización vs. barbarie », la sociedad civilizada es la que realmente representa el mundo bárbaro por no seguir las éticas y costumbres que existen en este mundo. El gaucho no es un bárbaro, el gobierno no siempre es la buena ley. No se puede tratar de mundo civilizado o de mundo bárbaro. El mundo está hecho de grupos diferentes tanto políticamente como económicamente o socialmente, pero en realidad todo el mundo forma parte de la civilización; sólo existen costumbres y formas de vivir diferentes las unas de las otras. Pero hasta que lleguemos a este punto de desarrollo, el mundo seguirá funcionando así como funcionaba durante el periodo del siglo XIX e incluso antes. Los gauchos no son ni serán el único grupo perseguido por la sociedad civilizada y aunque la literatura gauchesca intenta ya mostrar un poco de esta injusticia, esto no será suficiente para cambiar las dinámicas que dirigen este mundo controlado por la civilización.  

Bibliografía 

Obras : 

Assunção, Fernando. Historia del Gaucho. El Gaucho: Ser y Quehacer. Buenos Aires: Editorial Claridad S.A., 1999.  

Corbiere, Emilio. El Gaucho, desde su origen hasta nuestros días. Sevilla : Editorial Renacimiento, 1998. 

Gutiérrez, E. y Podestá J. Juan Moreira. Fotocopias.  

Hernández, José. Martín Fierro. Buenos Aires : Angel Estrada y Cía. S.A., 1961. 

Hidalgo, Bartolomé. Cielitos y Diálogos Patrióticos. Buenos Aires : Universidad de la República. 

Sanchez. La Gringa. Fotocopias 

Sarmiento, Domingo F. Facundo. Buenos Aires: Colección Austral, 1952 

Wallis Nichols, Madaline. The Gaucho. New York: Gordian Press, 1968 

Otro:

Apuntes de clase- SPAN 312 

Película:

Clint Eastwood. The Outlaw Josey Wales 

Página Web:

El Gaucho. Dirección : www.rau.edu.uy/uruguay/cultura/gaucho.htm